diarrea en el perro

Diarrea en perros y problemas digestivos, ¿Qué hacer?

¿Le duele la barriga a tu perro? ¿Vomita? ¿Suelta gases en exceso? Entonces puede tener un problema digestivo. Independientemente del tipo de alimentación que reciba la mascota, la diarrea en perros y otros síntomas no deben formar parte de la rutina.

Algunas mascotas pueden tener dificultades para digerir algunos tipos de alimentos o defecar, sentir dolor abdominal o, por el contrario, tener diarrea y un pelaje opaco que se cae con facilidad. Estos problemas pueden ser causados por la ingestión de ingredientes presentes en la ración o la alimentación natural, alimentos inadecuados (que muchas personas tienen la costumbre de ofrecer) o como síntomas de una enfermedad que está atacando al perro.

Entonces, ¿cuál es el mejor remedio para el perro con diarrea? ¿Cómo tratar al perro que tiene gases o vómitos? ¡Te invitamos a entender algunos problemas digestivos que pueden ocurrir con el perro y cómo ayudar a tu mejor amigo!

Síntomas de problemas digestivos en los perros

1.    Dolor de barriga en el perro

La diarrea es un síntoma que puede asociarse a varias enfermedades y situaciones en los perros: parvovirus, verminosis, enfermedad inflamatoria intestinal, intercambio inadecuado de alimentos, uso de medicamentos y otros.

Para tratar a un perro con dolor de barriga siempre se recomienda acudir al veterinario ante los primeros síntomas para entender qué está pasando con la mascota. Sólo un profesional podrá dar las orientaciones necesarias para el correcto tratamiento de su peludo.

2.    Vómitos constantes en los perros

Vomitar poco después de comer es, de hecho, una regurgitación, es decir, la comida ni llegó a ser digerida por el perro. Una de las causas más comunes es la rapidez con la que algunos perros se comen la comida. Otro punto es cuando el perro practica ejercicios poco después de comer.

Estas dos situaciones pueden solucionarse cambiando los hábitos del perro. La primera es ofrecer la comida en comederos que contengan «obstáculos» para que la mascota se vea obligada a comer más lentamente. Y los ejercicios deben realizarse una hora después de la comida.

Ahora bien, si el problema persiste es necesario llevar a la mascota a una consulta con un especialista. Hay enfermedades asociadas a este comportamiento, como la enfermedad renal crónica y el megaesofago (cuando la mascota pierde la capacidad de realizar el movimiento de contracción muscular del esófago, para que la comida llegue al estómago).

3.    Dificultad del perro para hacer caca

Si la mascota sufre de estreñimiento, situación conocida popularmente como «constipación», puede ser con problema en el intestino. La enfermedad más común es la colitis, asociada a un segmento del intestino grueso llamado colon, donde se produce la inflamación de esta región. 

La dieta (exceso de fibra) y la deshidratación también pueden contribuir a la dificultad para defecar debido a la inadecuada formación de heces. Si la situación persiste, puede acabar formando un fecaloma, que es una gran masa de heces endurecidas que obstruye el tránsito intestinal. Por lo tanto, la mejor manera de evitar este problema es con la orientación del veterinario en cuanto a la alimentación y la necesidad de ingestión de agua para la mascota.

4.    El perro tiene excesos de gases

Si tu perro suelta muchos gases e incluso te avergüenza en algunas situaciones, es posible que sufra un problema digestivo. Esta situación puede estar relacionada con la dieta, ya que algunos alimentos pueden provocar gases en los perros. Ejemplo de ello son las verduras (como la col y el brócoli), que pueden formar parte del menú de alimentación natural. Por no hablar de los alimentos inadecuados que algunos tutores ofrecen a la mascota como pan, pasta y otros.

Los gases se forman por el exceso de fermentación en el intestino, realizado por las bacterias presentes en la microbiota intestinal. Para tratar el problema, además de evitar ofrecer alimentos inadecuados a la mascota, se debe contar con la ayuda del veterinario para la formulación de una dieta de mayor digestibilidad, en la que el perro pueda aprovechar mejor los nutrientes ofrecidos, evitando la formación de exceso de gases.

¿Cómo cuidar la digestión del perro?

Algunos cuidados son muy importantes para que el perro no tenga problemas digestivos. Aquí tienes algunos consejos.

Ofrecer un cuidado natural antes o después de alimentar a la mascota. Las dietas industrializadas son alimentos formulados con rígidos criterios de calidad, sin embargo, en algunos casos, pueden causar dificultades orgánicas.

Hay varios ingredientes naturales que pueden aportar beneficios a la salud de los perros. Entre ellos podemos mencionar la alcachofa, la zanahoria y la levadura de cerveza. Estos nutrientes que tienen el poder de asegurar el buen funcionamiento del organismo, ayudando en la eliminación de toxinas, mejorando la absorción de nutrientes, fortaleciendo la piel y el cabello, además de estimular las defensas naturales.

No obstante, recuerda que siempre ante un comportamiento diferente o anormal en tu perro y persistente, lo mejor que tienes que hacer es ir siempre a tu veterinario de confianza para que sea mirado con lupa y saber los orígenes de esos problemas de diarrea.

¡Nunca esperes a ver que pasa ya que el tiempo aquí puede ser determinante en algunas ocasiones!

¿Qué te ha parecido este artículo? MEJORESPERROS.COM te invita a seguir navegando por su web para aprender más sobre los perros y sus cuidados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *